domingo, 18 de septiembre de 2016

Mitos y Leyendas de Chile! (Especial Fiestas Patrias de Chile)

¡Hola lectores infinitos! aquí una poesía...
Seguramente cuando se publique esta entrada,
estaré comiendo una empanada,
por eso está programada.
-Marti Stom, 2016
xDDD ok, ya, me río sola :c hello darkness my old friend...
Bueno, a lo que iba... como son las Fiestas Patrias (Chile) les contaré algunos mitos y leyendas...

El Trauco

Muchos han escuchado hablar sobre la leyenda el Trauco, pero no saben con certeza cuál es su mítica historia. El trauco es una criatura misteriosa que, dice la leyenda, habita solo en la isla de Chiloé, en el sur de Chile. Esta mítica figura es uno de los personajes más conocidos en esta pequeña isla.
Se dice que el Trauco es un hombrecito pequeño de tan solo 80 cm, con un rostro varonil y feo, pero con una mirada especial y dulce que atrae a las mujeres. No tiene pies, y dicen que se viste de un traje con un sombrero hecho de una planta llamada coralito ,que sirve para la producción de escobas y canastos.
En su mano derecha lleva un hacha hecha de piedra, pero cuando se encuentra con una mujer en el bosque utiliza el implemento como si fuera un bastón, para no atemorizarlas. Las personas que han visto al trauco dicen que se cuelga de una rama de gran altura conocida como olivillo para esperar a sus próximas víctimas.
Este pequeño hombrecito habita cerca de la casa de los chilotes, para así poder observar los movimientos de las mujeres. Es por ello que los pobladores de Chiloé cuidan muy bien a sus hijas y tratan de evitar que anden solas por el bosque, debido al miedo que existe por este hombrecito de tan solo 80 cm.
Son en esos momentos cuando el Trauco ataca. Al ver entrar a una mujer sola al bosque, baja lo más rápido posible del árbol en cual habita (tique u olivillo), con su hacha de piedra le da 3 golpes al olivillo para así asustar a la mujer. Luego la muchacha se encuentra con el trauco a su lado y este le tira su aliento y ella cae en un profundo sueño de amor sin ninguna resistencia.
Luego de que este personaje haya hecho su hechizo, la mujer regresa a su casa sin saber concretamente lo que le ha sucedido. La joven luego de haber tenido el encuentro con este personaje, empieza a experimentar cambios muy extraños en su cuerpo. Después de 9 meses de haber sufrido el hechizo por el trauco, nace un hijo de esta misteriosa criatura.
A pesar de que el Trauco tiene una obsesión por encontrar y hechizar a una mujer, este no ataca cuando hay otras personas presentes, solo lo hace cuando ella se encuentra sola y asustada en el bosque.
FORO: Guioteca

La Rubia de Kennedy

En las noches, se cuenta que en plena av. Kennedy, en Santiago de Chile, una hermosa rubia hace parar a los taxistas. Ellos la llevan alrededor de dos kilómetros, y cuando miran por el espejo retrovisor para conversar, ella no está.
Ha causado crisis en algunos tiempos, que es cuando todos la ven, pero la leyenda cuenta que ella era una alemana de principios de siglo, que vivía en el sur del país y que consumida por una gran pasión hacia su propio hermano, lo esperó una tarde en el bosque. Quien acudió a aquella cita no fue su hermano, sino el Trauco, personaje mitológico de gran fealdad que viola a las mujeres solteras dejándolas embarazadas. Como ella se resistía a la violación, él y sus secuaces la mataron, pero su espíritu sigue en busca de quienes acabaron tan vilmente con su vida.
La “Rubia de Kennedy” sería la versión chilena de la leyenda del Autoestopista fantasma, siendo una de las leyendas de origen contemporáneo más conocidas en Chile.
La historia de la leyenda urbana comenzó en 1979, cuando varios automovilistas informaron sobre una hermosa joven rubia de vestido blanco y largo que recogieron en la Avenida Kennedy. Cuando los conductores comenzaban a acelerar, la mujer pedía a los automovilistas que no fueran tan rápido y luego se desvanecía.
Posteriormente, la investigación periodística de los hechos apuntó a una mujer llamada Marta Infante, que respondería a la descripción de los testigos, y quien en 1978 había fallecido en un accidente automovilístico.
FORO: Mitos Urbanos

El Caballo Marino

El caballo marino es una criatura fabulosa relacionada con el mito del kelpie. En general se trata de un caballo similar al terrestre pero de cola y crines brillantes aunque de alzada un poco menor. Se dice que suele aparecer en las costas en busca de hembra en donde suelen atraparlos.
En el Brasil existe una variante de este mito, se habla de un caballo que vive en el mar o en los ríos y que se lo considera parte de la legión diabólica. Suele aparecer en la cima de alguna colina cuando existe un lago en donde se lo ve como un pez en forma de caballo o una suerte de sirena deformada. De color blanco, tiene crines y cola dorada. Se cree que su presencia es signo de mal augurio. Incluso si persigue embarcaciones, puede hacerlas naufragar. Para ahuyentarlo, es útil un mascaron en la proa con su propia imagen.
En el sur de Chile, existe una leyenda que habla de un caballo común aunque dotado de una capacidad extraordinaria: por las noches puede andar sobre las aguas alumbrado por un farol que se alimenta con aceite humano, combustible que obtiene gracias a los brujos que se lo entregan como pago por los servicios de correo y transporte. Es que este fabuloso caballo transporta a los brujos a sus aquelarres. Cuando termina su trabajo, se dirige al mar. Vive solo cuatro años y sus restos se transforman se transforman en una masa gelatinosa que velozmente se disuelve en el mar.
FORO: Mitos y Leyendas

Llacolén

En un valle de lo que es ahora Concepción vivía un arrogante toqui (jefe de la tribu) llamado Galvarino. 
Este toqui tenía una hija, bella entre las bellas y tan arrogante como su padre. 
El nombre de Llacolén corría de boca en boca entre los belicosos mapuches. 
El toqui comprendió que ya era hora de casarla. Galvarino inició las conversaciones del caso con el padre de Millantú, joven guerrero, quien la amaba desde hace largo tiempo. 
Pero Llacolén había heredado la soberbia de su padre. 
No le hacía feliz seguir las leyes impuestas por su raza. Para acallas el fuego de su ira, solía ir a bañarse diariamente a cierta laguna escondida en la espesura del bosque. 
Por aquellos días la lucha entre mapuches y españoles eran sangrientas. 
Estos últimos, provistos de caballos y mosquetes, llevaban la mejor parte. 
Hay que decir que el río Bio Bio fue por siglos la frontera histórica entre el reino de Chile y el territorio mapuche, allí nuestros indómitos ancestros pusieron una barrera infranqueable a la invasión colonial europea. 
La ciudad de Concepción fundada con fines militares, albergaba un poderoso ejercito el único pagado con fondos de la corona de Castilla y Aragón. En los primero años de la conquista llego hasta la capital del sur, un joven capitán castellano quien fue puesto a las ordenes de García Hurtado de Mendoza, entonces capitán general y gobernador del reino de Chile. 
Este joven soldado fue designado a tareas de exploración en territorio que los godos consideraban hostiles, al sur del río Bio Bio. Con una clara tarea de cuantificar el tamaño de un ejercito mapuche que se reunía al sur del río Bio Bio, cruzo una noche a nado y se interno en la cordillera de Nahuelbuta, un fuerte temporal lo atrapo en la cordillera y perdió tanto la orientación como al grupo de soldados que lo acompañaba. 
Sucedió que un capitán español, yendo a reunirse con su tropa, en el vagar por entre los cerros bajo hasta un estero y de allí a una hermosa Laguna vio a Llacolén, y su belleza lo deslumbró, de solo verla el español se enamoro, se aproximo muy sutilmente y una vez que esta emprendió camino a casa se le acerco para que le ayudara a encontrar un camino de vuelta a Concepción. 
La joven mapuche era nada menos que Llacolén hija del mítico Galvarino, guerrero indómito, el mismos cuyos brazos fueron cortados brutalmente por los españoles durante el combate de Lagunillas, en un intento fallido de intimidar a su aguerrido pueblo que resistió siglos la invasión colonial europea. 
La india lo contempló a su vez y lo encontró mas gallardo, hermoso y arrogante que su prometido Millantú, fascinados, se enamoraron, y en los escasos intervaleos de tregua, mientras los mapuches reponían de sus derrotas, siguieron viéndose junto a la laguna. 
Rota de pronto la tregua, hubieron de separarse. 
Fueron nuevamente vencidos los indígenas y ambos toquis fueron cruelmente ejecutados. 
Tras el combate de Lagunillas y al enterarse Llacolén del salvajismo con que su padre había sido mutilado por el ejercito hispano, se fue a refugiar hasta su laguna, mientras lloraba en sus orillas, allí, en el silencio de la noche, escuchó el galopar de un caballovio que desde los cerros llegaba su joven capitán, ¡Era su amado que volvía para llevarla con él! 
Pero Millantú, buscándola desesperadamente, se internó en el bosque. 
Al verla en los brazos del enemigo, corrió hacia el dando gritos de furia. 
Se trabaron en violenta lid. Lanza y espada chocaron una y otra vez, saltó sobre él produciéndose una lucha cuerpo a cuerpo que terminó con una cabeza destrozada y una espada en pleno corazón: los dos jóvenes el mapuche y el español habían muerto. hasta caer ambos sin vida sobre la hierba.-¡Traidora!- alcanzó a gritar Millantú antes de morir. 
Fuera de sí, Llacolén se arrojó a la laguna que hoy lleva su nombre, mientras la luna reflejaba su inmutable cara en las aguas mansas. 
FORO: Taringa

Las Tres Pascualas

Las tres pascualas vivían en la naciente ciudad de Concepción, allá por el siglo XIX. Las tres eran hermanas. Ellas, siendo jóvenes, lindas y lavanderas, solían ir diariamente a lavar la ropa en una laguna cercana. Allí, entre lavado y lavado, cantaban canciones de amor. Y al caer la tarde, le pedían a la laguna que, por favor, les trajera el verdadero amor de sus vidas.
Un día vieron llegar por la orilla opuesta a un gallardo joven que, al verlas, se acercó hacia ellas y les ofreció tertulia. Compartieron con el joven su comida y este las acompañó hasta que el sol se puso. Las encontró muy lindas y malvadamente se propuso hacerlas suyas. 
Por otro lado, las tres Pascualas regresaron a su casa en silencio, arrobadas y cada una de ellas convencida de que el hermoso joven había venido por ella ¡solo por ella!
Por su lado, el joven regresó día a día a la laguna, dispuesto a rendirlas, una por una, a su pérfido deseo.
Llegaba por la mañana, ayudaba a la Pascuala menor a llevar la ropa a su cabaña, y en el trayecto, le declaraba su ardiente amor. Cuando la Pascuala mayor partía al pueblo a comprar las provisiones, enamoraba a la de al medio. Y cuando la menor preparaba la comida, juraba amor eterno a la mayor.
Así, las tres Pascualas se enamoraron locamente. Como cada una se sentía la elegida, no se atrevían a mirarse de frente, temerosas de despertar sus celos. Ya no cantaban: solo suspiros llenaban el atardecer. La laguna ya no era verde y clara, si no turbia y revuelta como sus pobres almas, que le habían dado todo a su bien amado.
Y, entonces, el dichoso bien amado, habiendo logrado su propósito, ya no acudió a la cita. Esperaron en vano, hora tras hora, día tras día. Por fin, se miraron cara a cara y sus propios ojos revelaron su triste secreto.  
Muertas de pena, fueron se internando calladas en las aguas, estas se agitaron formando un remolino. Un temblor sacudió su fondo. La aguas se desbordaron, y al volver a su cauce, este tomó la forma de la luna en cuarto menguante. 
Según cuentan los lugareños,desde entonces ciertas noches suelen verse las tres Pascualas, luego de luna llena, lavando y lavando en la laguna que lleva su nombre. Creen que sus aguas no son buenas y evitan su cercanía. 
FORO: Mitos y Leyendas de Chile

El Basilisco

Descripción: 
Es una criatura que parece una mezcla entre un ave y un reptil; tiene cabeza de gallo con una cresta roja, y un cuello largo como el cuerpo de una serpiente. Su cuerpo es igual al del gallo pero con pequeñas alas y patas, por eso sólo puede moverse arrastrándose.
Leyenda:
Nace en un gallinero, de un pequeño huevo redondo de cáscara gruesa y rugosa (aproximadamente de un centímetro de diámetro), de color blanco grisáceo, llamado huevo lloilloy o huevo lloe, el cual según la leyenda se cree que sería puesto e incubado por un gallo. Si no se elimina este huevo, a las pocas semanas se convertiría en un basilisco.
En el día, el basilisco chilote se oculta debajo de la casa del dueño del gallinero, y en la noche saldría de su escondite mientras todas las personas duermen. En ese momento emitiría un canto hipnótico similar al canto del gallo, que provocaría que las personas se mantengan dormidas. Luego de cantar, se metería en las habitaciones para poder alimentarse, al absorber el aliento y succionar la saliva de los que duermen. La persona afectada perdería las ganas de alimentarse, por ello va enflaqueciendo cada vez más y más, y su rostro se empezaría a poner pálido. Con el paso del tiempo, aparecería una fuerte y persistente tos y su respirar se hace cada vez más dificultoso, y finalmente muere. Lo mismo sucede con cada uno de los habitantes de la casa.
Para deshacerse de él, se dice que se debe eliminar el huevo inmediatamente, y matar al gallo que lo puso para que no siga haciéndolo. Pero si rompe el cascarón, la única forma de eliminarlo sería prenderle fuego a la casa en donde ataca.
FORO: Mitos y Leyendas de Chile

Hay muchas leyendas más y si quieren ver más vayan a los foros donde yo encontré la información :3


♥¡SALUDOTES!♥

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

El blog se alimenta de tus comentarios. Comenta lo que quieras mientras no ofendas a otros. ¡Gracias por comentar!, tú y tus comentarios serán siempre bienvenidos en este blog. Y perdón si no respondo todos, pero los leo; todos los leo!!, sólo que a veces no sé que responder y cosas así, pero siempre los voy a estar leyendo ;)
♥¡Saludotes!♥